Los centros de padres trabajaron junto al municipio para acceder a los fondos de Subvención Ciudadana del Gobierno Regional, que otorgó recursos para ocho cámaras en cada recinto.

La Escuela Valle de Mariquina y el Liceo Politécnico Pesquero de Mehuín contarán desde el próximo mes con ocho cámaras de seguridad –cada uno- para el monitoreo preventivo de delitos en los establecimientos y guardar registro ante eventuales hechos de acoso escolar.

Ambos proyectos fueron coordinados por la Oficina Municipal de Seguridad de Mariquina junto a directores y centros de padres, para conseguir fondos de la Subvención de Seguridad Ciudadana que entrega el Gobierno Regional.

El coordinador municipal de seguridad de Mariquina, David Silva, explicó que “como política municipal se nos encomienda asesorar y tomar de la mano a los dirigentes sociales con sus necesidades y en este caso se nos acercaron ambos centros de padres, que están muy activos, y los apoyamos en este proceso”.

En casa establecimiento se invertirán cerca de $2 millones. Las cámaras guardarán registro durante siete días y a éste pueden acceder las policías y Fiscalía, y eventualmente ser revisadas ante situaciones graves dentro de la comunidad escolar. “Las cámaras no buscan tener un efecto invasivo, sino que disuasivo” afirmó Silva.

El alcalde de Mariquina Rolando Mitre que estos equipos “sirven para poner freno a cualquiera que tenga la intención de ingresar a estos establecimientos. Tenemos un trabajo integral en cuanto a seguridad comunal y se deben trabajar, además de cámaras, puntos de iluminación, buenos accesos, visibilidad en todos los puntos críticos”.

Según relató Próspero Moreno, director de la Escuela Valle de Mariquina “sufrimos ya algunos robos en oportunidades y no hubo evidencia. Ahora esto podría quedar registrado”. De acuerdo a lo detectado por la empresa SAT, que proveerá las cámaras, los colegios son puntos llamativos por tener objetos fáciles de reducir: televisores, proyectores, notebooks, equipos de música, entre otros.

Si bien asegura que en su establecimiento no hay situaciones graves de acoso escolar o bullying, “obviamente las cámaras sirven para disuadir también de ciertas situaciones entre los alumnos. Ellos saben que va a quedar registro de lo que se haga”, finalizó.