El borde del estadio del Defensor de Santa Laura ya no estará vacío. Desde hoy, de 1.5 a 2 acompañarán al terreno del juego, gracias al trabajo de los alumnos en el medio ambiente del liceo San Luis de Alba.

La iniciativa surgió a través del vicepresidente del club Orlando Huenchumilla, que solicitó la colaboración en la municipalidad, que gestionó la colaboración de los estudiantes a través de la asignatura «producción de plantas».

El encargado del área forestal del municipio, Andrés Bosch, detalló que la plantación “incluye 50 árboles nativos que en la medida en que creemos van a generar sombra, crear un nuevo ambiente y además nos permite realizar una educación ambiental”.

Bosch hizo un llamado a los vecinos y al club mismo para cuidar estos árboles recién plantados “que representan un vínculo y un trabajo de visión de la comunidad entre el club, el municipio y los jóvenes”.